Realidad Virtual y Realidad Aumentada como la mejor opción tecnológica en la industria de los eventos
26 julio, 2018

El Pensamiento del Diseño es la forma más inteligente de hacer crecer las marcas en sus eventos

Durante un tiempo se ha dicho que la industria del marketing está pasando de estar centrada en el evento a ser impulsada por las cifras, si bien es cierto, ya que actualmente los marketers y empresarios ejercen gran presión sobre el análisis analítico y el rendimiento de la inversión, no podemos dejar de lado el hecho de que existe otra ola de cambios que afirma la importancia de crear experiencias positivas, transformadoras y memorables a través de las ideas creativas y el pensamiento de diseño.

En el mundo en el que la tecnología ya no nos deja nada al azar, se le exige a las marcas que creen mejores experiencias con los clientes y en éstos, adaptar el diseño del evento de acuerdo con los conocimientos del usuario.

Es en este punto, donde el pensamiento del diseño empieza a jugar su mejor papel, ya que es la mejor herramienta para que las marcas creen experiencias que se consideran relevantes y puntuales, pues aunque tiene elementos visuales, sus raíces son más pragmáticas que estéticas.

En esencia, el pensamiento de diseño es la práctica radical, aunque intuitiva, que permite considerar los comportamientos, gustos e intereses de las personas, para realizar la totalidad de su experiencia, al crear productos, espacios y activaciones de marcas o productos.

Esta corriente va tomando fuerza en la industria de los eventos del mundo, gracias a que aunque la era digital está en cada espacio del mundo actual, aún dependemos de encuentros y contactos en persona, tangibles y en vivo. Según la revista Forbes, el 90% de los millennials prefieren trabajar con un agente de bienes raíces al comprar una casa, aunque todo el proceso es manejable sin terceros. Estadísticas como estas, son las que apuntan a que el consumidor conectado puede estar involucrado en sus redes sociales y teléfonos inteligentes, pero todavía quiere y necesita estructuras físicas y experiencias para anclar esos mundos virtuales a la realidad.

En conclusión, los eventos y las ferias son una gran oportunidad para poner en práctica este principio, donde las marcas y negocios pueden ofrecer ventanas críticas para establecer una conexión más duradera con sus consumidores, además de inspirar, motivar e involucrar a su audiencia de una manera que respalde la lealtad y la retención de los clientes.