ONE YOUNG WORLD

One Young World, un evento que une a jóvenes lideres de todo el mundo en torno a cambiar positivamente el planeta nació en 2009 y desde entonces cada año una ciudad es anfitriona y recibe miles de jóvenes que se unen con grandes líderes y expertos a discutir temas sensibles de la actualidad mundial. En 2017 Bogotá fue la ciudad anfitriona y para esto, venció imponentes urbes tales como París, Serbia y La Haya. Durante cuatro días Bogotá fue testigo de un evento sin precedentes. Miles de jóvenes se empoderaron para sostener discusiones de fondo sobre asuntos de interés global que sin duda alguna dejarán un legado en nuestra sociedad. En las plenarias pudimos escuchar a grandes personalidades tratando temas importantísimos, algunas de ellas fueron: Kofi Annan, Cher, Bob Geldof, la nobel de paz Tawakkul Karman, entre otros.

Opening:

Para la ceremonia de inauguración transformamos la histórica Plaza de Bolivar, vimos a los jóvenes hacer la Calle de la Juventúd y gracias a un increíble show multimedia mostramos toda esa magia salvaje que nos caracteriza a los colombianos y a nuestro país.


Summit:

Inauguramos el centro de convenciones más grande del país, Ágora, y aquí fueron las plenarias. Foros y workshops en simultánea sobre temas de interés mundial tales como alivio de pobresa y desarrollo económico, medioambiente, educación, liderazgo y paz sucedieron en este espacio durante tres días donde grandes personalidades se apoderaron del micrófono y movieron las fibras de todos los asistentes.


Closing:

Después de 4 días donde Bogotá se llenó de las buenas ideas de 1.300 jóvenes del mundo se cerró este gran evento con una gran ceremonia y un show sin igual. Una esfera representaba nuestro planeta y en ella estuvieron representados todos los jóvenes, ciudadanos del mundo.

CONCLUSIONES

Una cumbre donde los jóvenes compartieron sus ideas y reflexionaron acerca de la revolución necesaria de las nuevas generaciones. Jóvenes decididos a proteger el medioambiente, usar energías renovables, luchar por el respeto de los derechos humanos, ayudar a los más necesitados, erradicar la violencia y vivir en un país justo estuvieron en Bogotá para mostrarnos la fuerza que tiene la juventud y lo decididos que están por hacer de este mundo un lugar mejor para vivir. Dejaron la enseñanza que solo se necesita romper esquemas para encontrar solución a las crisis de las naciones.